Un cordial saludo a todos los amigos de la República Constitucional.

Provisionalmente, tomaremos este blog como lugar de contacto para el Movimiento Ciudadano en Internet. Nuestra intención es que dispongáis de una pizarra donde podáis reflejar vuestras ideas e inquietudes libremente. Por favor, hacedlo. Esta es vuestra página, la de todos.

Como observaréis, tenemos varias “categorías” donde podéis participar comentando lo que se publique, o enviando por “e-mail” vuestras aportaciones para cualquiera de las secciones abiertas u otras que podemos añadir, si así lo sugerís. Nosotros nos limitaremos a moderar lo que enviéis. Sólo pedimos que vuestras opiniones, no los comentarios, vengan firmadas y que sean breves.

Todo en estos momentos son primeros pasos. Nada es aún definitivo. Seréis convocados. Nos reuniremos. Nos organizaremos. Nada está definido. Pero quiero compartir con vosotros algunos objetivos básicos, que someto a vuestra consideración y supongo aceptados por todos:

1º. Enfatizar que somos un Movimiento Ciudadano, no un Partido. En él tiene cabida cualquiera que comparta nuestro ideal, no importa su ideología. Pero creo que todos deberíamos aparcar, temporalmente, nuestras legítimas simpatías políticas, hasta conseguir una República Democrática bien constituida, donde todas las ideas y opiniones puedan competir libre, pacífica y civilizadamente, por alcanzar el Gobierno, en beneficio de todos los ciudadanos.

2º. Lograr la hegemonía social y cultural del ideario de la República Constitucional, tal como ha sido descrita y fundamentada por Antonio García-Trevijano en sus libros y artículos. Tendremos que hacer una paciente pedagogía entre la sociedad española para explicar los fundamentos del [Estado] Sistema Democrático y las enormes ventajas políticas, éticas, culturales, económicas y laborales que se desprenderían de la instauración pacífica de dicho [Estado] Régimen.

3º. Trabajar denodadamente por conseguir un período constituyente -o aprovechar el que pueda sobrevenir- para que la idea de la República Constitucional y Democrática pueda estar presente y ser debatida en todos los foros culturales, cívicos, políticos y en los medios de comunicación, en igualdad de condiciones con cualquier otra.

4º. Coordinar, siempre que sea posible, y apoyar, en cualquier caso, todos los esfuerzos y actividades, de individuos o de grupos, que compartan nuestro ideario democrático, para que los esfuerzos bienintencionados, pero dispersos, no resulten baldíos.

Hasta pronto.

Oliver.

Anuncios